Categorías
NEW
Visit our web site
Viajando por Chile | La Alameda de las Delicias
1013
post-template-default,single,single-post,postid-1013,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-6.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive
 

La Alameda de las Delicias

24 Ago La Alameda de las Delicias

Chile está viviendo un clima de cambio social. La movilización estudiantil que ha convocado a multitudinarias marchas en todo Chile por un cambio sustancial en el sistema educativo, ha dado la vuelta al mundo. Tanto es así que internacionalmente se le ha denominado “el Invierno Chileno”, en alusión a la primavera árabe de hace 6 meses.

En Santiago, la histórica avenida Alameda, ha sido el escenario de estas intensas marchas por la educación, que se iniciaron hace alrededor de cuatro meses.
El origen de esta avenida data desde 1541, cuando se funda la ciudad de Santiago. Era conocida con el nombre de la Cañada y era ocupada principalmente como un paseo peatonal para la aristocracia de la época. Posteriormente pasó a llamarse “Alameda de las Delicias”. Luego, con la construcción de caminos aptos para el tránsito vehicular pasó a denominarse formalmente “Avenida Libertador Bernardo O’Higgins” aludiendo al primer jefe de Estado. Hoy, a pesar de los letreros de las esquinas, que señalan a la avenida como Bernardo O’Higgins, es simplemente conocida como “Alameda”.

Su larga extensión de 10 kilometros, hoy en día sigue teniendo una gran relevancia para la ciudad , no sólo como eje central en función del tránsito vehicular, sino también como eje central para las manifestaciones sociales, expresión espontánea y vital de las ciudadanía.

Vólker Gutiérrez (periodista e historiador), presidente de la agrupación Cultura Mapocho escribe sobre la Alameda de Santiago y cómo los ciudadanos hacen uso de ella en la actualidad:
“Miles de jóvenes manifestándose por la Alameda de Santiago, con profundas demandas a favor de educación pública gratuita y de calidad, es una de las postales significativas del Chile de hoy. Y si sumamos jornadas parecidas de los últimos tiempos, en torno a temas medioambientales o por la tolerancia a la diversidad sexual,  podemos colegir que la ciudadanía quiere expresarse y hacer notar su parecer, cuando muchos la percibían presa de un prolongado letargo. Hay quienes hablan de un milagro, tal cual se cuenta del Lázaro de Betania.
Si bien las movilizaciones no han sido, ni mucho menos, exclusividad de la capital, lo cierto es que el peso político y demográfico de esta ciudad hace que destaquen por sobre lo que ocurre en regiones. Y en Santiago, claramente y no por casualidad, la arteria que concentra y sirve al desplazamiento de los manifestantes es la Alameda del Libertador Bernardo O’Higgins.”

No Comments

Post A Comment

veinte − diecisiete =